Inspiración y motivación. Pensamientos.


Mi lápiz y tú

Los domingos tienen otro color, son más brillantes. Fuera puede estar nublado, pero al despertar, el día tiene otro color, son dorados, brillantes, lleno de colores con luz. También el aire es distinto, se respira mejor y huele a tostadas y café recién hecho. Los domingos son especiales. El ritmo de todo es distinto, no es más lento, es distinto, sosegado. Es el día que por fin todo va a un ritmo natural. Y cuando todo fluye, todos los detalles los puedo apreciar mejor. Las dimensiones de la cama al estirarme sobre ella al despertar y soy consciente de cada uno de los músculos que estiro, y de todos los colores y olores de la habitación. Los sonidos, soy capaz de escuchar los pájaros, que gracia, como si el resto de días no cantarán. Hasta ser consciente de cada pequeño detalle que me rodea.

Con todos los sentidos mucho más despiertos, la música suave y el café humeando sobre la mesa me surgen ganas de escribir. Pero como siempre, ¿sobre qué escribir?

Entonces soy consciente de ti, estas a mi lado, has terminado tú taza de café y estas leyendo las noticias en el ordenador, de vez en cuando me comentas alguna que te parece más interesante y llamas mi atención que aún está tratando de despertar. Te miro, pero no te puedo escuchar, mi cabeza está en muchos pensamientos a la vez, en muchas emociones, es domingo y viéndote he encontrado la inspiración. Y tengo que ponerme a escribir ya. Me miras con una expresión de incertidumbre. De pronto busco libretas y lápices, me hablas y asiento con la cabeza, pero no escucho, ya solo puedo escribir las ideas que llegan sin parar.

Me tengo que documentar, prepararme a fondo para poder expresar con palabras escritas.

El tema es la inspiración misma, pero la inspiración que me llega a través de ti. Entonces me miras y me sonríes. Es que he llegado a la conclusión que para documentarme voy a tener que observarte y llevo diez minutos mirándote, observándote sin decir nada, absorta en ti y en la lluvia de ideas que cae en mi cabeza y tú no entiendes que es lo que me pasa. El porqué de esa cara de niña traviesa que acaba de hacer una trastada.

La inspiración, pero a través de ti, o tú como inspiración, pero no tú como tema. Es algo sutil, la inspiración que me llega a través de ti, pero no como que tú me inspiras romanticamente y que mi inspiración dependa de ti. Es otra cosa. La inspiración que me llega influida por ti.

Escucho y observo tu tono de voz según que tema. Es distinta tu voz cuando hablas de algo que te entusiasma, que disfrutas o como cambia el tono cuando estas serio, preocupado o triste. Y tus ojos a la vez que la voz, también lo reflejan. Y a la vez me observo yo, me contagio

Tú sonrisa también cambia. Si cuentas anécdotas y aventuras vividas es fácil que acompañes la historia de una gran carcajada. Y me haces reír. Empiezas a preparar un plato nuevo y especial y se te dibuja la ilusión en la cara. Y el olor a cebolla y felicidad envuelve toda la casa y todo es una fiesta improvisada.

Como te mueves cuando te me acercas, o como te influye la lluvia o como tu mal humor influye en mi. Y ahora ya soy capaz de ver a través de ti. Y soy una yo contagiada de ti

Pienso que has sido otros tú, a veces varios tú. Y mi lápiz llevaba otro ritmo.

Y durante mucho tiempo no llevó ningún ritmo. Sin embargo yo estaba llena de historias por contar, y es cuando vuelve a mi cabeza la misma pregunta, ¿será mi lápiz o serás tú?

 

Carmela Ramos….. Continuará

Anuncios

3 comentarios en “Inspiración y motivación. Pensamientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s